VIVIR 100

7 Consejos para practicar deporte cuando hace calor

Imagen deporte en verano

7 Consejos para practicar deporte cuando hace calor

Ya sabes que desde Vivir100 os animamos a practicar deporte para manteneros en forma y llegar a la tercera edad en la mejor situación física posbile. Sin embargo, el calor y las personas mayores no son una buena combinación, y si a eso le añades el deporte puede ser una mezcla terrible.

Por eso hoy, en plena ola de calor, hemos decidido traeros algunos consejos sobre cómo practicar deporte en verano de manera responsable. Cuidar nuestra forma física es importante, pero cuidarnos en estos momentos de calor y riesgo para la salud lo es mucho más.

7 Consejos indispensables para practicar deporte en verano

Son consejos básicos y sencillos que aunque al leerlos te puedan parecer obvios la realidad es que muy a menudo se nos olvidan o no les damos la importancia que requieren. ¡No los ignores y ten muy en cuenta tu salud ante una ola de calor como esta!

1. Evita las horas de más calor

El primer consejo y más básico es que no salgas a la calle a practicar deporte a medio día. De 12 a 17 horas es cuando el calor es más alto y el riesgo para la salud es peor.

Si vas a practicar deporte en verano hazlo durante las primeras horas del día o cuando ya se pone está poniendo el sol. Valora también practicar deportes de interior en espacios con buena ventilación y climatización.

2. No comas justo antes de entrenar

Siempre hemos oído eso de esperar 2 horas antes de bañarte en la piscina. Pues con el deporte debe ser algo similar. No es necesario que sean exactamente 2 horas, pero desde luego sí debes tomar la precaución de esperar un tiempo prudencial para que la mezcla de hacer la digestión, el calor y el deporte no te sienten mal.

3. Hidrátate mucho

Es muy importante hidratarte bien durante todos los meses de esta estación y más si practicas deporte en verano. Procura llevar siempre una botella de agua o de otro tipo de bebida apta para la hidratación durante el deporte.

Bebe incluso cuando no tengas sed, tu cuerpo lo va a agradecer y necesita recuperar todo el agua que está perdiendo por el sudor.

Cuando termines el entrenamiento también es bueno que vuelvas a hidratarte y a poner a punto tu cuerpo. Pero no tengas prisa, cuando hayas terminado de entrenar lo ideal es que bebas poco a poco en pocas cantidades y repetidas veces.

4. Utiliza crema solar, aunque sin obsesionarte

Una de las partes del cuerpo que más sufre en verano es la piel. Está expuesta al sol casi de manera constante y debes protegerla para evitar quemaduras y problemas mayores.

Utiliza una crema protectora con el factor adecuado para tu tipo de piel. Aplícala antes de salir de casa, extendiéndola bien y siguiendo «la norma de los dos dedos». Es decir, debes aplicarte dos dedos de crema en cada una de las zonas. Por ejemplo, dos dedos en un brazo, dos dedos en el otro, etc.

Una vez que estés practicando deporte en verano no te obsesiones con la crema. Si te la has dado bien en casa no tendrás probelma. Pero si vas a pasar muchas horas fuera de casa sí puede ser necesario volver a aplicártela, al menos en las zonas más delicadas.

5. Lleva la ropa adecuada para el entrenamiento

Hay muchas personas que creen que es bueno abrigarse mucho al practicar deporte para sudar más, pero es un mito falso que debemos dejar atrás.

En verano hay día en que el calor es muy fuerte, por eso lo ideal es que utilices ropa fresca, con buena ventilación y que proteja tu piel evitando roces del sudor.

6. Elige lugares frescos y con sombra

Igual que nos parece importante elegir bien el momento para practicar deporte en verano, también tienes que saber dónde es mejor que te pongas a hacer ejercicio.

Es mejor buscar parques con buena vegetación que ofrezca sombras, sitios en los que corra bien el aire, etc. Mucho mejor que quedarte en una zona de asfalto entre edificios con mucho calor provocado por el cemento y el hormigón mezclado con el calor del sol.

7. Adapta la intensidad del ejercicio

La intensidad del ejercicio que practicas no debe ser igual siempre. Ni cada día debes tratar de superarte. Esto es una norma general. A veces tienes un día peor por cansancio, por estar bajo de defensas o cualquier otro motivo. En ese caso lo importante es que sigas motivado a practicar deporte, y no lo dejes de lado. Incluso aunque tus resultados ese día no sean tan buenos.

Practicar deporte en verano implica que bajes un poco el ritmo para exigir a tu cuerpo lo justo en una situación de tanto calor que afecta directamente a tu salud.

No dejes de practicar deporte, pero no te fuerces más allá de la cuenta.