Dolor lateral de rodilla

Imagen Post dolor lateral rodilla

El dolor lateral de rodilla es un problema muy común en corredores de larga distancia y ciclistas. La principal causa por la qué se origina es el síndrome de la banda iliotibial, debido a la inflamación de la cintilla iliotibial como consecuencia del roce repetitivo contra los huesos de la rodilla.

En velocistas o futbolistas este dolor lateral de rodilla puede originarse por lesiones del tendón del bíceps femoral. Este tendón puede sufrir compresión e irritación como consecuencia de las repetitivas flexiones y rotaciones de rodilla que demanda este tipo de actividad.

Causas del dolor lateral de rodilla:

  • Mala planificación de las cargas del entrenamiento
  • Biomecánicas: mal apoyo, malas posturas, mala alineación, descompensaciones
  • El sidrome femoropatelar o inestabilidad en la rodilla.
  • En personas mayores activas, puede darse por la degeneración del menisco lateral u osteoartritis.

También tenemos que tener en cuenta las lesiones ligamentosas postero laterales. Este tipo de lesiones no se producen aisladamente y frecuentemente implican la lesión del ligamento cruzado anterior o del ligamento cruzado posterior.

El dolor lateral de rodilla puede llegar como resultado de dolor referido que proviene de la columna lumbar. Síntomas neurológicos como debilidad o parestesias en la parte baja de la pierna indican el pinzamiento del nervio peroneal.

Tratamiento del síndrome de la banda iliotibial

Es recomendable el tratamiento mediante masoterapia para reducir el tono de la banda iliotibial. También el estiramiento del tensor de la fascia lata y del glúteo mayor por su relación con la banda iliotibial.

Además, el tratamiento de los puntos gatillo que suelen ser frecuentes en el tensor de la fascia lata, el glúteo menor y el glúteo medio. El fortalecimiento de los rotadores externos y abductores de cadera es muy importante para mejorar la debilidad y la fatigabilidad de estos músculos.

Osteoartritis

Los cambios degenerativos en el compartimento lateral de la rodilla pueden también ser la causa del dolor lateral de rodilla, especialmente en personas mayores. El dolor puede ser causado por la degeneración de la superficie articular del platillo lateral de la tibia o el cóndilo femoral con o sin cambios degenerativos en el menisco.

Los factores que contribuyen a esto son la demanda física, la profundidad y tamaño de la lesión, la mala alineación de la rodilla (varo/valgo) y la obesidad.

Al principio de la lesión la persona tendrá un dolor en la rodilla que se va incrementando con la actividad. Esto irá provocando inflamación de la zona, una sensación de chirrido y rigidez después de un periodo de descanso. Cuando la lesión avance la persona puede empezar a sufrir más dolor con la actividad, una reducción de la funcionabilidad, rigidez matutina o dolor durante la noche que interrumpa el sueño.

El tratamiento conservador consiste en crioterapia, analgesia y AINES. La modificación de la actividad y la prescripción de ejercicio físico es muy importante sobre todo combinado con la pérdida de peso en pacientes que lo necesiten.

Tendinopatia del bíceps femoral

Esta patología ocurre como consecuencia de actividades que implican rápidas aceleraciones y desaceleraciones y está relacionada frecuentemente con correr o con el ciclismo. Como todas las tendinopatias inicialmente no limita la actividad deportiva y por ello tiene un alto porcentaje de cronicidad cuando no se reconoce tempranamente.

El dolor se produce en la parte posterior y lateral de la rodilla próximo a la inserción del bíceps femoral en la cabeza del peroné. El dolor disminuye normalmente después de la actividad y la rigidez matutina es común. El dolor está asociado a la rigidez de los isquiotibiales y de los músculos glúteos. La rigidez en la columna lumbar y un core débil son también factores que contribuyen a padecer esta patología.

El tratamiento consiste en primer lugar en un reposo relativo durante unos días y el tratamiento de los tejidos blandos de forma suave. Después se recomienda la carga progresiva y el fortalecimiento de los isquiotibiales y de los músculos de la cadera, específicamente del glúteo mayor es importante.

Si te ha quedado alguna duda no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de la página web o las redes sociales



Deja un comentario

El email no será publicado Las áreas obligatorias están marcadas *

17 − 12 =