Guillermo García Bouza

Mi Historia

Ahora me ves con mi propio centro de entrenamiento personal, feliz, contento y con éxito. Pero esto no ha sido siempre así.

Hace años: Estaba a punto de cambiarme la forma de pensar. Me di cuenta de que no me llenaban los trabajos que tenía y había descartado la idea de estudiar antes de valorarla. En diciembre de 2006 decidí volver a Madrid, prepararme la selectividad y dedicarme a lo que realmente me gustaba: El entrenamiento para personas de la tercera edad y el deporte.

Aprendiendo: A mitad de la carrera empecé a trabajar de monitor de sala y entrenador personal y, aunque me divertía, no era capaz de conseguir que todos mis clientes alcanzaran sus objetivos.

Con el paso del tiempo me fue gustando más y más estudiar: fisiología, entrenamiento, anatomía, salud… Cuando terminé la carrera ya era un apasionado del entrenamiento, la fisiología, el movimiento y todo lo relacionado.

Cursos + Masters = Éxito y Seguridad: Seguí formándome con cursos y másters de pilates, natación, quiromasaje, entrenamiento y nutrición deportiva, entrenamiento para mayores, alto rendimiento deportivo, etc. Conforme más iba engranando los conocimientos, más casos de éxito tenía con mis clientes: por un lado, estaban los que conseguían pasar sus pruebas físicas, por otro, los que consiguieron el cuerpo que tanto ansiaban. Pero lo que más me enorgullece es haber aportado todo mi esfuerzo y trabajo para que las personas mayores vuelvan a desempeñar las funciones de su vida diaria con independencia, puedan volver a andar, y ser capaz de prevenir y tratar sus caídas. Y es que se me caen las lágrimas cuando veo cómo nuestros mayores se resignan a vivir postrados en un sofá, o cómo muchas personas con padres mayores no hacen nada para evitarlo, cuando hay una solución al alcance de todos.

Estas son solo algunas de las razones por las que, con toda mi ilusión, he creado el centro de entrenamiento personal especializado en personas mayores Vivir 100.

Este centro es mi pasión, donde hago lo que más me gusta, sentir la mejora del rendimiento deportivo, y es que disfruto cuando tu test de fuerza es mejor que el anterior, cuando has conseguido bajar de peso, cuando sientes más resistencia al cansancio, cuando trabajas para mejorar cada día, cuando te veo tranquilo o tranquila porque confías en el entrenamiento, cuando me dices que te sientes bien y eres feliz.

Sin más, te invito a que contactes conmigo si tú también quieres mejorar y sentirte bien al fin.